Tarta de manzana fácil

Cómo hacer una tarta de manzana casera

Tarta de manzana americana

Tarta de manzana americana

Una tarta puede tener varias versiones dependiendo del lugar donde se cocine. Este es el caso de las tartas de manzana, que no son las mismas en nuestro país que en América.

Allí las tartas suelen ser como se muestra en las películas, con una corteza por encima en forma de rejilla y un relleno de manzana con una mezcla de mantequilla, harina, azúcar y especias.

Aquí, sin embargo, nuestras tartas de manzana tienen una base de hojaldre, un relleno de natillas o crema pastelera y las manzanas en láminas por encima barnizadas con mermelada.

Son diferentes, pero las dos están riquísimas. Esta receta en concreto me la ha pasado una amiga americana, y cada vez que la hago, los amigos y la familia coinciden en que es la mejor tarta de manzana.

Así que, estimados lectores, hoy voy a compartir con vosotros cómo hacer esta deliciosa tarta.

Los ingredientes son la clave para que esta tarta sea tan especial. El tipo de manzana puede marcar la diferencia entre una tarta normal, y otra excepcional.

He utilizado la Granny Smith, pero también lo he hecho con otras variedades. Sale bien siempre y cuando escojas una manzana dura y agria, el resultado será delicioso.

Se puede reservar una pequeña parte del relleno para barnizar la tarta por encima, de este modo se quedará con un color dorado y brillante.

Ingredientes que dan para unas 8 raciones de tarta:

  • 2 láminas de masa quebrada redonda para tartas
  • 7-8 manzanas pequeñas Granny Smith, peladas
  • 100 gr de mantequilla
  • 3 cucharadas de harina
  • 60 ml de agua
  • 100 gr de azúcar
  • 110 gr de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Procedimiento:

1) Pela las manzanas, córtalas por la mitad, quítales el corazón y pícalas en rodajas. Resérvalas.

2) Precalienta el horno a 220 ºC con calor por arriba y por abajo. Prepara un molde redondo para tartas y engrásalo con mantequilla derretida o spray desmoldante.

3) En una cazuela mediana a fuego medio, derrite la mantequilla. Cuando empiece a chisporrotear, incorpora las 3 cucharadas de harina y revuelve bien para que se incorpore y se empiece a formar una pasta.

4) En ese momento, añade el agua, los dos tipos de azúcar, la canela en polvo, la nuez moscada y el extracto de vainilla, y sigue removiendo todo.

5) Llévalo a ebullición, después reduce el fuego y tenlo 1 minuto más. Retíralo del fuego.

4) Incorpora las rodajas de manzana y revuélvelo bien.

5) Forra el molde redondo con una lámina de masa quebrada, cubriendo por completo la base y tapando también las paredes. Vierte el relleno con las manzanas hasta llenar por completo el molde.

6) Corta la otra lámina de masa en tiras de unos 3 ó 4 cm de ancho. Cubre el molde con las tiras formando una rejilla como la que aparece en la foto.

7) Cubre la tarta con una hoja de papel de aluminio e introdúcelo en la parte central del horno. Deja que se hornee a 220 ºC durante unos 10-12 minutos y, a continuación, baja la temperatura a 180 ºC y hornéalo 50 minutos más (10 minutos antes, retira el papel para que se dore la superficie), o hasta que esté listo.

Sabremos que nuestra tarta está bien hecha cuando tenga una corteza dorada y las manzanas estén tiernas al pincharlas con un tenedor.

Esperamos a que la tarta se enfríe antes de cortarlo y servirlo.