Tarta de manzana fácil

Cómo hacer una tarta de manzana casera

Tarta de manzana y caramelo

Tarta de manzana y caramelo

Esta tarta tiene una base de deliciosa galleta y un relleno dulce con manzana y la mejor salsa de caramelo. No tienes que tener alergias o intolerancia a los alimentos para disfrutar de esto, pero es sin gluten y sin huevo.

Para un postre eso es algo muy complicado y a veces me supone un reto. Para esta receta, sin embargo, sólo necesitas tres componentes. La base (que es super sencilla de hacer), la salsa de caramelo (que puedes comprarla en el supermercado) y el relleno de manzana.

Sin duda es un postre delicioso y elegante que dejará a más de uno con la boca a cierta cuando le digas que no tiene gluten ni huevo.

Ingredientes para un molde de tarta de 22 cm:

  • 1 taza de harina de almendra
  • 50 g de tapioca
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1/4 cucharadita de sal
  • ⅓ taza de mantequilla fría
  • 2 cucharadas de agua fría
  • 3 manzanas grandes
  • El zumo de medio limón
  • 1/4 taza azúcar
  • 2 cucharadas de tapioca
  • 2-3 cucharadas de salsa de caramelo (puedes hacer el caramelo tu mismo o comprarlo hecho)

Estas cantidades dan para unas 6-8 raciones.

Elaboración de la receta:

Picamos la tapioca y la harina de almendra junto con la sal y el azúcar en un procesador de alimentos hasta que todo esté fino, agregamos la mantequilla y seguimos picándolo (el trozo más grande tiene que ser del tamaño de un guisante pequeño).

Para que la masa sea más manejable, añadimos, de una en una, las cucharadas de agua fría, hasta que la masa esté lo suficientemente húmeda para que podamos plegarla en una bola pequeña (yo he descubierto que con dos cucharadas me basta).

Forramos el molde con la masa, apretando bien para que en todos los lados tenga un grosor similar. Lo introducimos en la nevera durante una hora (o incluso la noche entera) para que sea más estable cuando se cueza la tarta.

Precalentamos el horno a 190 ºC. Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón, las cortamos en láminas y las sumergimos en la mezcla del zumo de limón, tapioca y azúcar.

Sacamos el molde de la nevera y colocamos las láminas de manzana en abanico con un patrón circular (si se usa un molde circular). Si quieres que todas las láminas quepan, no las pongas planas, sino hacia arriba (a mi sólo me han sobrado unas rodajas).

Con ayuda de un pincel para repostería, untamos la salsa de caramelo encima de las láminas de manzana. Lo introducimos en el horno durante 40-70 minutos, o hasta que las manzanas estén doradas.

Sacamos del horno el molde y dejamos que enfríe completamente antes de partirlo en trozos para servirlo. Podemos verter más caramelo por encima si es de nuestro agrado.

Notas.

  1. He probado esta de tartas en más recetas recientemente. La combinación de almendra y tapioca funciona asombrosamente bien en muchas recetas.
  2. Es un postre que recomiendo acompañar con nata montada o helado y la salsa de caramelo sobrante.