Tarta de manzana fácil

Cómo hacer una tarta de manzana casera

Tarta de manzana con crema pastelera

Tarta de manzana con crema pastelera

Quizás sea esta la receta de tarta de manzana que más me gusta. Yo hago mi propia base de tarta, pero si no queréis liaros tanto, podéis utilizar una masa brisa o un hojaldre, por ejemplo.

Lo mejor es la cremosa y suave crema pastelera con las manzanas asadas encima, y ese brillo con un toque de sabor a melocotón que le aporta la mermelada.

Aunque los sabores son similares, no tiene nada que ver con las tartas de manzana de estilo americano que salen en las películas, con su corteza con filigranas por encima.

Aunque el exterior es más bonito, el sabor me gusta más éste con la crema pastelera.

La cantidad de azúcar en la receta de la masa refleja el hecho de que no soy amigo de las masas demasiado dulces, si, por el contrario, a ti te gustan más dulces, puedes añadir más cantidad de azúcar.

INGREDIENTES NECESARIOS

---Para la crema pastelera---

  • 240 ml de leche entera
  • 3 yemas de huevo
  • 3 ó 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada de harina
  • 1 cucharada de Maicena
  • 1 vaina de vainilla, partida a lo largo

---Para la base de la tarta---

  • 170 g de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 110 g de mantequilla sin sal fría, cortada en trozos
  • 1 yema de huevo
  • Agua fría

---Para relleno de manzana---

  • 5 manzanas
  • 100 g de azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela molida
  • 1 cucharada jugo de limón (opcional)
  • 1 cucharada de mantequilla a temperatura ambiente

---Para el brillo---

  • Mermelada de melocotón
  • 1 cucharada jugo de limón o agua

Preparación de la receta:

Para hacer la base:

  1. Mezcla la harina, el azúcar y la sal en un recipiente grande. Añade la mantequilla y amasa la mezcla con los dedos.
  2. Incorpora la yema de huevo hasta que la masa hasta que se integre por completo. Cucharada a cucharada ve añadiendo el agua fría hasta que la masa se pueda amasar bien y forme una bola.
  3. Envuelve la bola en papel de film e introdúcelo en el frigorífico durante un mínimo de 3 horas o durante toda la noche.

Para hacer la crema pastelera:

  1. Calienta la leche en una cazuela con la vaina de vainilla abierta.
  2. Mezcla la harina, la Maicena, el azúcar y las yemas de huevo en un recipiente aparte. Incorpora un poco de leche caliente d ella cazuela para disolver todo.
  3. Cuando la leche rompa a hervir, baja el fuego y retira la vaina de vainilla.
  4. Agrega la mezcla de leche, harinas, yema y azúcar, y revuélvelo con un batidor de varillas. No dejes de remover hasta que la mezcla empiece a espesar.
  5. Cuando esté la crema pastelera, coloca un trozo de papel de film en la superficie para que no se forme esa capa dura por encima. Deja que enfríe completamente antes de utilizarla o mételo en la nevera.

Montar la tarta:

  1. Precalienta el horno a 200° C.
  2. Pela las manzanas, retírales el corazón y córtalas en láminas finas. Coloca las manzanas en un recipiente y mézclalo con el azúcar y la canela. Si las manzanas empiezan a ponerse de color marrón, agrega una cucharada de jugo de limón.
  3. Estira la masa sobre un molde redondo para tartas de 22 cm de diámetro, cubriendo la base y las paredes por completo. Recorta la masa que sobra.
  4. Pon la crema pastelera en la base del molde hasta que llegue hasta arriba y encima coloca las láminas de manzana con pequeños trozos de mantequilla ablandada.
  5. Coloca unas tiras de papel de aluminio alrededor de los bordes del molde para proteger la corteza de que se queme.
  6. Introduce el molde en el horno durante 40 minutos. Pasado ese tiempo, retira el papel de aluminio y deja que se hornee durante 10 minutos más, o hasta que las manzanas y la corteza empiecen a tomar un color dorado. Después, pon la tarta en una rejilla para que enfríe.
  7. Mientras la tarta está todavía caliente, calienta la mermelada de melocotón con el zumo de limón hasta que hierva. Retíralo del fuego y con una brocha de repostería, aplica el jarabe encima de las manzanas para que tenga brillo.

Refrigera la tarta cuando haya enfriado por completo y sírvela fría o a temperatura ambiente.