Tarta de manzana fácil

Cómo hacer una tarta de manzana casera

Tarta de manzana con crumble

Tarta de manzana con crumble

La tarta de manzana no sabe de estaciones y se puede hacer y apetece en cualquier época del año, por eso no espero a que sea temporada de manzanas para hacerla.

Una manera diferente de hacerla es con un topping de crumble. Tiene un relleno de manzana delicioso y jugoso, dulce y con un toque a canela. Se remata con un crumble de nuez, azúcar moreno, mantequilla, harina y más canela. Perfecto para acompañarlo de un helado de vainilla.

Ingredientes:

  • 1 masa redonda refrigerada para tartas (masa quebrada)

Para el relleno:

  • 5 manzanas grandes (Pink Lady, Fuji o Granny Smith)
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 30 gr de harina
  • 1/4 de cucharadita de clavo molido
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1 y 1/2 cucharadita de canela molida
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla

Para el crumble:

  • 100 g de azúcar moreno
  • 1 cucharadita de canela
  • 95 g de harina
  • 95 g de nueces
  • 75 g de mantequilla sin sal, derretida y tibia

Indicaciones:

Para hacer el relleno:

Pelamos y partimos por la mitad las manzanas, las descorazonamos y picamos en rebanadas finas. Mezclamos las manzanas, con el zumo de limón, la harina, el clavo, la nuez moscada, la canela, el azúcar y el extracto de vainilla con una espátula de silicona, hasta que estén bien mezclados.

Dejamos a un lado esta mezcla mientras se calienta el horno; de esta manera las manzanas empezarán a absorber el jugo. Precalentamos el horno a 200° C.

Estiramos la masa de tartas sobre una superficie enharinada, y lo amasamos hasta tener un círculo de 30 cm de diámetro. Colocamos la masa sobre un molde para tartas de 22 x 5 cm, forrando la base y la paredes. Lo apretamos con cuidado con los dedos para adherirlo bien.

Rellenamos la masa con el relleno de manzana, dejando parte del líquido en el recipiente (para que la masa no chorree). Alisamos la superficie y cortamos la masa sobrante de los bordes con un cuchillo.

Para hacer el crumble.

Mezclamos el azúcar moreno, la canela, la harina y las nueces. Añadimos la mantequilla y mezclamos todo hasta tener una masa quebradiza que espolvorearemos sobre las manzanas.

Metemos el molde en el horno durante 20 minutos. Colocamos un trozo de papel de aluminio encima para que no se dore demasiado por los bordes. Bajamos la temperatura a 190 ° C y lo horneamos durante otros 30-35 minutos más.

Sacamos la tarta y dejamos que enfríe completamente sobre una rejilla antes de servirlo. Se puede servir acompañado de helado o nata.

Notas.

Se puede guardar la tarta sobrante en un recipiente tapado hasta por 5 días.

Corta las manzanas con un espesor uniforme para que se hagan de la misma forma, sino unas estarán crujiente y otras más suaves.